Los cinco errores mas comunes en los primeros auxilios

Despues de varios estudios se han detectado los cinco errores mas comunes en los primeros auxilios.

Las ganas de ayudar al presenciar un accidente pueden llegar a ser contraproducente si se desconocen ciertos aspectos como los expuestos a continuación. Presenciar un accidente puede ser muy traumático.

Después de todo, nadie está preparado para vivir una situación así. Algunos lo toman con mayor serenidad, mientras otros se quedan paralizados sin saber qué hacer.

Pero, sea como fuera, lo cierto es que la rápida reacción para asistir a los heridos puede ser vital, siempre que se tengan conocimientos básicos de los primeros auxilios.

Solo la voluntad y las ganas de ayudar no es suficionete, se comenten muchas imprudencias por falta de no conocimientos de primeros auxilios y rcp , esto agravar el estado de la victima o enfermo repentino.

Empezamos con los cinco errores mas comunes en los primeros auxilios

Sacar a un herido de un vehículo accidentado.

Es común que ante un accidente de tráfico, muchos de los presentes se apuren para socorrer a las víctimas mientras marcan el 112 en el móvil.

  • La primera regla de oro del socorrismo , en estos casos es no movilizar nunca a los heridos.
  • Salvo un peligro inminente de explosión o de caída de objetos, nunca hay que sacarlos del coche ni cambiarlos de lugar.
  • Sólo hay que controlar cómo están.
  • Para la atencion primaria y de asistencia de un accidentado motociclista, no hay que quitarle el casco.
  • Sin embargo la norma anterior es excepto que esté dificultando la respiración y comprometiendo la vida.

Sucede que lo importante es proteger la columna cervical.

Pasa lo mismo si la víctima está tendido bocabajo:

  • Hay que dejarla en esa posición y, en caso de tener que moverla, hacerlo como si fuera un bloque, entre varias personas
  • Y, sobre todo, nunca se debe que trasladar al accidentado hasta un hospital en un coche particular .

Vamos a por el siguiente tercero de Los cinco errores mas comunes en los primeros auxilios.

Detener el sangrado de nariz.

Desde niños, la mayoría de nosotros, quizás, hayamos aprendido que cuando nos sangra la nariz debemos taponar las fosas nasales para detener el sangrado.

Pero esto es un error, el manual de primeros auxilios básico dice lo siguiente:

  • En la hemorragias nasales hay que inclinarse levemente hacia adelante
  • De este modo la sangre caiga hacia fuera y no vaya a la vía respiratoria
  • No tapones los orificios nasales, porque lo único que se consigue es retener la sangre, pero no la hemorragia
  • Si transcurridos unos minutos no para el sangrado, debemos acudir a la guardia de un hospital.

Vamos a por el siguiente tercero de Los cinco errores mas comunes en los primeros auxilios.

curso-primeros-auxilios

Comprimir el diafragma cuando alguien se atraganta.

Cuando alguien se atraganta y comienza a toser, lo ideal es es darle golpecitos en la espalda con la palma de la mano.

  • Hay que animarle a que tosa fuerte para que expulse lo atascado.
  • La situación más grave que puede presentarse es cuando la vía área está completamente obstruida.
  • La persona no tose ni es capaz de respirar.
  • Se lleva las manos al cuello, su cara pasa del rojo al azulado.
  • En este caso hay que dar hasta cinco golpes en la espalda, entre los dos omóplatos.
  • Si no se consigue que expulse el cuerpo, habrá que comprimir el estómago con la llamada maniobra de Heimlich

Vamos a por el siguiente cuarto de Los cinco errores mas comunes en los primeros auxilios

Inducir el vómito a quien ha tomado muchos fármacos

Como recomendación general y salvo alguna excepcion, no es bueno que ni en adultos ni en niños es buena idea forzar el vómito para que salgan los fármacos ingeridos.

  • La sugerencia es consultar a un especialista.
  • En los hospitales se utiliza carbono activado para evitar que se absorba el medicamento.

Vamos a por el ultimo de Los cinco errores mas comunes en los primeros auxilios.

Soplar el ojo para eliminar un cuerpo extraño

Cuando entra un objeto ajeno al ojo, una pestaña o una pelusa, la reacción inmediata del acompañante es soplar el ojo o tratar de sacar la molestia con un pañuelo.

  • No es buena idea, porque podemos provocar erosiones en la córnea.

La recomendación es lavar el ojo con suero fisiológico o agua para que el líquido arrastre el objeto hasta que salga.

Lo mismo se puede lograr con llorar.