Desinfección del Agua

Un agua con aspecto claro y limpio también puede contener bacterias patógenas; la filtración más eficaz no eliminará todos los riesgos. La desinfección permanente del agua es necesaria y tiene dos finalidades:

Higiénica

Destruir los virus, bacterias, parásitos, etc. y eliminar los riesgos de contaminación.

De seguridad

Impedir el crecimiento de algas y mantenerla limpia.
El agua sin desinfectante, aunque no se utilice, se deteriora pronto por la proliferación de algas y bacterias.
Para asegurar la salubridad, el agua ha de ser también desin-fectante, porque elimina los microorganismos patógenos que vayan produciéndose.
Reglamentación:

El agua de los vasos deberá ser filtrada, desinfectada y desinfectante.
Los productos no se echarán directamente a los vasos. Deberá también disponerse de sistemas de dosificación que funcionen conjuntamente con el sistema de recirculación y permitan la disolución total.
Dosificación:

El agua de los vasos deber ser filtrada, desinfectada y desinfectante. En el caso de las piscinas públicas los productos no se echaran directamente a los vasos, excepto en tratamientos específicos siempre que se realice fuera del horario.