La piscina: una nueva salida laboral

Como respuesta a la crisis, muchas personas buscan un cambio en su futuro laboral a través de los cursos de socorrismo.
En plena crisis económica, algunas profesiones son una vía de escape para aquellos que han perdido su puesto de trabajo o para descubrir una vocación. Es el caso del puesto de socorrista, cada vez más demandado y donde el perfil del trabajador ha variado notablemente. Algo que antes estaba asociado a estudiantes universitarios que trataban de sacarse un sueldo para los meses de verano, se ha extendido hasta un amplio espectro de la sociedad, movido especialmente por una oferta mayor de empleo, una formación sencilla y un trabajo satisfactorio. Hablamos con el responsable de formación de Sosgestión, empresa especializada en lanzar profesionales de este ámbito al mercado laboral con un notable éxito.

Háblenos de los cursos que ofrecen.
Son cursos de socorrismo acuático y terrestre. Formamos a futuros socorristas para que desempeñen su labor tanto en playa como en piscina. Ofrecemos un curso de dos fines de semana con el que ya se obtiene un título que les vale para trabajar a nivel nacional.

¿Qué labores desempeñarán después los profesionales acreditados por ustedes?
El socorrismo terrestre, que son primeros auxilios para una situación de emergencia -un accidente de tráfico por ejemplo-, y luego cualquier incidente relacionado con actividades acuáticas, playa, piscina, etc.

¿Cuándo se dan esos cursos?
Damos las clases en los viernes por la tarde, los sábados y los domingos al completo. Esos horarios incluyen las clases teóricas, dentro del aula, y las clases prácticas que ofrecemos directamente en la piscina. También contamos con recursos tecnológicos como plataformas de apoyo al alumno, entre otras. Sirven de complementación para que el curso tenga un desarrollo más completo, con apoyo constante y facilidades durante la semana. Una manera perfecta para combinar con otras actividades.

La edad media ha aumentado, y encontramos gente de 30 y 40 años en situación de desempleo que busca una salida laboral rápida.
¿Qué salidas tienen los alumnos?
A nivel privado, por ejemplo, en una administración privada. Luego pueden acceder a las piscinas del Ayuntamiento o incluso en cualquier playa a nivel nacional, por lo que el rango de actuación en la búsqueda de empleo es enorme.

¿Qué edades contemplan este tipo de cursos?
El rango de edad es muy amplio. Antiguamente eran casi todos chicos de 16 a 18 años. Ahora, quizá por la crisis, la edad media ha aumentado, y encontramos gente de 30 y 40 años en situación de desempleo que busca una salida laboral rápida. Hay que tener en cuenta que en dos semanas tienen su título y todos los años se necesitan socorristas. Ahora la normativa es cada vez más exigente y ya se requiere a un socorrista en piscinas de más de 200 metros cuadrados; a partir de 500, dos.

¿Se ha de tener una cierta condición física?
Nosotros hacemos una serie de pruebas. No es demasiado exigente. Se les exige que tengan cierto dominio en el agua.

¿Cuántas personas hay en cada clase?
Se hacen en torno a dos cursos, cada uno con un máximo de 14 personas, para darle más facilidades a ellos y tener un trato más personalizado.

¿Qué es lo que más llama la atención de estos cursos?
A la gente le intriga todo lo relacionado a cómo salvar una vida. Les preocupa mucho que puedan encontrarse con un accidente y no sepan cómo reaccionar en ese momento. En estos cursos salen sobradamente preparados, no solo para trabajar, sino para una situación cotidiana que pueda darse, por lo que el curso va más allá de lo estrictamente laboral. En la vida pueden darse tantas situaciones…

FUENTE:http://www.deportegranada.com/la-piscina-una-nueva-salida-laboral/