Porque Instalar Electrólisis

Inspirado en la naturaleza, los sistemas de electrolisis salina generan cloro a partir de la sal común disuelta en el agua. La sal necesaria para su funcionamiento debe ser añadida una sola vez a la piscina en una concentración de 4-6 g./l. (6 veces inferior a la del agua del mar) y similar a un suero fisiológico o a la lágrima humana.

Más tiempo libre

Con tan solo añadir sal a la piscina y controlar el pH del agua, usted evitará el aburrido y engorroso trabajo de tener que dosificar cloro semanalmente, ya que el sistema de electrólisis está totalmente automatizado y desinfectará la piscina por usted cuando sea necesario.

Más saludable

Desde la Antigüedad son bien conocidas las propiedades antisépticas de las aguas salobres, sobre todo para el tratamiento de afecciones en ojos, piel y nariz.

La desinfección es más eficiente debido a la acción combinada del cloro y los otros agentes que se generan durante la electrolisis (oxígeno activo) y la propia oxidación sobre los electrodos de la materia orgánica presente en el agua.

Más ahorro

La electrólisis salina funciona tan solo con sal común, que usted puede adquirir en cualquier comercio.

Baños más placenteros

Olvídese del desagradable olor a cloro y de los ojos irritados. Ya no se producen irritaciones en piel y ojos ya que las cloraminas que producen estos efectos son destruidas. Tan solo notará un ligero sabor a sal.  El agua estará desinfectada y los suyos protegidos contra cualquier germen.

Mayor seguridad

En los sistemas de electrolisis salina no es necesario almacenar, manipular ni dosificar ningún compuesto químico clorado. Así mismo, el sistema es muy seguro ya que funciona a un voltaje máximo de 9 V (igual que una pila común).