Proteger

Hay que hacer seguro el lugar del accidente, debiendo cuidar nuestra propia seguridad y la de los accidentados. En ocasiones, actitudes improcedentes pueden desencadenar un nuevo accidente.
Podríamos mencionar aquí miles de actitudes para proteger el lugar del accidente, puesto que cada accidente necesita unas actuaciones determinadas, centremonos un poco en los accidentes de carretera:
• Colocaremos nuestro vehículo fuera de la calzada, en un lugar seguro, señalizando nuestra presencia con los triángulos de avería e intermitentes de emergencia.
• Si es de noche, nos será muy importante iluminar el lugar del accidente con los faros de nuestro vehículo, nos permitirá iluminar nuestra zona de trabajo e inclusive también nos veran mejor.
• Señalizaremos el accidente, especialmente si es de noche, o si las condiciones de visibilidad son reducidas (accidente en una curva, cambio de rasante, con niebla, lluvia intensa, etcétera.).
• Sería de gran seguridad que antes y después del accidente, a una distancia no menor de 150 m, haya unas personas haciendo señales para que los conductores que se aproximan al lugar, disminuyan la velocidad con suficiente antelación.
• Deberemos de controlar a los espectadores de la escena, normalmente estorban y dificultan las labores de auxilio a las víctimas.
• Valorar las formas de acceder al vehículo, en cuanto lo logremos, tensar el freno de mano, si observamos que no funciona, colocar calzos bajo las ruedas del vehículo.
• Desconectar la llave de contacto del vehículo siniestrado, lo que inhabilita la mayoría de los sistemas eléctricos.
• Airear el depósito de la gasolina, destapandolo, lo cual reduce sensiblemente el riesgo de explosión.
• Cubrir con arena los posibles charcos de combustible derramado, así mismo, es necesario que no se fume en el area del accidente.
• Si se observa colatos de fuego en el motor, no habrá el capó del mismo, se usará extintor desde abajo y por la zona de las ruedas.