Pautas generales de actuación ante un accidente

En caso de accidente siempre es necesário:

Incluye la llamada de conducta P.A.S., es decir, las fases que debe asumir cualquier persona que va a intervenir en un accidente y que resumimos en tres:

1º Proteger.
2º Alertar.
3º Socorrer

Proteger
Hay que hacer seguro el lugar del accidente, debiendo cuidar nuestra propia seguridad y la de los accidentados. En ocasiones, actitudes improcedentes pueden desencadenar un nuevo accidente.
Podríamos mencionar aquí miles de actitudes para proteger el lugar del accidente, puesto que cada accidente necesita unas actuaciones determinadas, centremonos un poco en los accidentes de carretera:
• Colocaremos nuestro vehículo fuera de la calzada, en un lugar seguro, señalizando nuestra presencia con los triángulos de avería e intermitentes de emergencia.
• Si es de noche, nos será muy importante iluminar el lugar del accidente con los faros de nuestro vehículo, nos permitirá iluminar nuestra zona de trabajo e inclusive también nos veran mejor.
• Señalizaremos el accidente, especialmente si es de noche, o si las condiciones de visibilidad son reducidas (accidente en una curva, cambio de rasante, con niebla, lluvia intensa, etcétera.).
• Sería de gran seguridad que antes y después del accidente, a una distancia no menor de 150 m, haya unas personas haciendo señales para que los conductores que se aproximan al lugar, disminuyan la velocidad con suficiente antelación.
• Deberemos de controlar a los espectadores de la escena, normalmente estorban y dificultan las labores de auxilio a las víctimas.
• Valorar las formas de acceder al vehículo, en cuanto lo logremos, tensar el freno de mano, si observamos que no funciona, colocar calzos bajo las ruedas del vehícuLo
• Desconectar la llave de contacto del vehículo siniestrado, lo que inhabilita la mayoría de los sistemas eléctricos.
• Airear el depósito de la gasolina, destapandolo, lo cual reduce sensiblemente el riesgo de explosión.
• Cubrir con arena los posibles charcos de combustible derramado, así mismo, es necesario que no se fume en el area del accidente.
• Si se observa colatos de fuego en el motor, no habrá el capó del mismo, se usará extintor desde abajo y por la zona de las ruedas.
Alertar.
En todo accidente es necesario avisar lo antes posible a los servicios de socorro (Policía, Guardia Civil, Protección Civil, Cruz Roja, Bomberos, etc.) por el medio más rápido.
La proliferación de los teléfonos móviles ha facilitado en gran manera esta labor.
Ahora bien, no basta con dar la alerta; hay que darla correctamente. En ocasiones, los servicios de socorro, tardan en llegar al lugar del accidente, y es porque no se les indicó adecuadamente el lugar al que tenían que dirigirse.
La persona que da la alarma, tiene indicar SIEMPRE:
• El lugar exacto del accidente: carretera, punto kilométrico, distancia al pueblo más cercano, o si estamos en la ciudad, la calle, número del inmueble más próximo.
• El tipo de accidente y las circunstancias que pueden agravar la situación: vehículos invadiendo la calzada, riesgo de incendio, heridos atrapados, derribo de postes eléctricos, vehículo que ha caído a un desnivel, o al agua, etc.
• El número de heridos y su estado aparente.
Es necesario IDENTIFICARSE: dar el nombre o decir desde donde se llama; las llamadas a las anónimas no inspiran confianza. Siempre seremos los últimos en cortar la llamada; es muy conveniente facilitarles a los servicios de socorro nuestro número teléfono de contacto, por si es necesario recabar más información

Socorrer.
• Actuaremos rápidamente pero manteniendo la calma.
• Hacer un recuento de la víctima, pensando en la posibilidad de existencia de víctimas ocultas, mirar en las inmediaciones, inclusive en el maletero.
• No atender al primer accidentado que nos encontramos o a los que más griten, cuando existen varias víctimas deberemos de aplicar un protocolo de actuación especial, que prioriza nuestra actuación en base a un rápido reconocimiento del estado de la víctima (actuación ante catástrofes).
• Puede existir víctimas inconscientes que necesitan una atención prioritaria.
• Efectuar “in situ” la evaluación inicial los heridos.
• Extremar las medidas de precaución en el manejo del accidentado, en esta fase en la que todavía no sabemos con certeza lo que tiene. Podríamos causar daños mayores y empeorar su estado.