Consejos para evitar accidentes en la piscina con los niños

Se acerca el verano y todos sabemos que para los niños el bañarse y jugar en el agua es una de las mayores diversiones de la estación. Por eso hoy queremos enseñaros unas medidas de seguridad básicas puede evitarnos más de un susto.

Cosas tan sencillas como no dejarles bañarse sin permiso, no respetar la digestión o entrar de golpe en el agua deben formar parte de la educación de los niños desde pequeños.

Accidentes infantiles en la piscina en España

En nuestro país existen más de un millón de piscinas residenciales y los expertos aseguran que un menor puede ahogarse en menos de 3 minutos en tan sólo 20 centímetros de agua –la zona infantil-, sin que sus padres se percaten del accidente.

El tema no es para tomárselo a la ligera: un reciente estudio coordinado por el Hospital Sant Joan de Déu, en Barcelona, ha analizado los episodios de ahogamiento atendidos en 21 hospitales de España durante los veranos de 2009 y 2010. Pues bien, el 60% de las víctimas eran menores de seis años y más del 70% no sabían nadar ni utilizaban flotador cuando sufrieron el ahogamiento. Además, en ocho de cada diez casos las personas que estaban a su cuidado admitieron una relajación en la vigilancia.

10 Consejos para la seguridad de los niños en la piscina

  1. Aprender a nadar cuanto antes
  2. Bañarse siempre en compañía de un adulto
  3. Usar manguitos o un chaleco flotador, adaptado siempre a tu tamaño y correctamente colocado.
  4. Cuidado con los bordillos, escaleras y toboganes: si están húmedos, pueden ser muy resbaladizos.
  5. Respetar la digestión: no es aconsejable meterse en la piscina inmediatamente después de comer.
  6. No tirarse de golpe a la piscina: mejor poco a poco para no hacerte daño en la tripita.
  7. Recoger los juguetes que metas en la piscina al salir, para que otros niños no se lancen a por ellos.
  8. Avisar a los mayores si algún niño se ha caído en la piscina o que se ha hecho daño.
  9. No colarse nunca en piscinas cerradas.
  10. Jugar siempre en la parte de la piscina en la que haces pie

 

Ahora ya sólo resta disfrutar en familia del buen tiempo y los juegos en el agua.